viernes, 28 de mayo de 2021

Otra mirada a la fotografía nocturna.


La fotografía nocturna podría ser que fuera la más dramática que jamás haya realizado. Las luces de la ciudad nocturnas de la ciudad se entregarán a Ud. Con una apariencia hermosa si se ha trabajado con los ajustes adecuados, como ajustes de apertura y tiempos. También es entretenido hacer fotos de fuegos artificiales, pero se necesitan aperturas prolongadas del obturador. También son atractivas las fotografías de amigos durante fiestas nocturnas pero requieren de un buen equipo de flash. Tomar fotografías nocturnas puede ser un desafío, pero hay que tener el equipo adecuado y conocer las técnicas ayuda mucho.


* Se debe tener un trípode, para asegurarnos de no tener problemas con fotos borrosas o movidas. 

Por qué l trípode; porque tomar fotos de noche requiere de una velocidad de obturación más lenta, lo que puede hacer que las fotos salgan borrosas.

* En el caso que no tenga un trípode, puede probar de mantener la cámara estable de la siguiente forma.


- Primero, coloque la cámara en una superficie estable, como una mesa o la parte superior de una pared, y considere usar el disparador automático o el disparador remoto de su cámara.

- En segundo lugar, apoye el peso de su cuerpo contra un edificio o el marco de una puerta, sosteniendo los codos firmemente contra su cuerpo mientras dispara, estabilizándose así.


-En tercer lugar, si cree que su toma tiene mucha luz externa, puede aumentar manualmente la velocidad del obturador y, con suerte, la exposición de la foto será correcta.



* Intente disparar alrededor de un poco de agua. Por la noche, el agua aparecerá negra, pero el reflejo de las luces, la luna y otros objetos brillantes en el agua crean hermosos efectos.

* Lleve consigo iluminación exterior. Si está tratando de tomar una foto de personas por la noche, necesitará una luz potente o un flash para proporcionar suficiente luz para iluminar a los sujetos. Algunos fotógrafos incluso intentan usar luz direccional, como una linterna potente, para crear un aspecto artístico en las fotos.

*Pruebe varias configuraciones de cámara diferentes con un solo sujeto, solo para garantizar una toma con la exposición adecuada, especialmente si está aprendiendo a disparar de noche. Con una cámara totalmente automática de apuntar y disparar, pruebe algunos modos de escena diferentes para descubrir cuál funcionará mejor. Sin embargo, disparar de noche puede ser más fácil con una cámara con funciones de control manual.



*Pruebe muchos ángulos al disparar de noche. Con el cielo nocturno de fondo, disparar hacia arriba puede crear algunas miradas interesantes.

* Utilice los sujetos borrosos y el movimiento a su favor al enfocar un objeto que no se puede mover. A medida que las personas o los vehículos se muevan alrededor del objeto, se verán ligeramente borrosos en la imagen final, y las velocidades de obturación más largas se requieren la mayor parte del tiempo por la noche. Este tipo de look puede resultar interesante y diferente a otras fotos.


 

Escrito por: Alejandro Glade R.





 


domingo, 16 de mayo de 2021

Frida Blum Niemeyer, nacida en la ciudad de Valdivia en 1886

 Fotógrafa chilena.


Durante décadas se estuvo investigando  sobre la confusión de  Frida Boehmwald con Frida Anwandter Kaiser, ambas de origen valdiviano y alemán. Lo importante de estas investigaciones fue que recientemente se pudo establecer que su verdadero nombre era Frida Blum Niemeyer, nacida en la ciudad de Valdivia en 1886. Todas estas investigaciones se pudieron ejecutar gracias al financiamiento de Fondart, quién accedió a que se estudiara, rescatara y analizara para una buena difusión del patrimonio fotográfico de la ciudad de Valdivia, materializándose en la figura de  Frida Blum Niemeyer  y con nombre de casada como Frida Blum de Boehmwald, una de las primeras fotógrafas femeninas del país.


Este proyecto de investigación es dirigido y llevado a cabo por Tanya Wagemann y Bárbara Scheel como asistente, además de contar con diferentes entidades culturales de la Región de los Ríos.

Mi deber como fotógrafo es ayudar y dar a conocer tan interesante acontecimiento que ya se encuentra en la etapa final de estudio. Los resultados ya se pueden ver en la plataforma virtual de libre acceso  www.fridaboehmwald.cl, sitio web.

La obra fotográfica de la  figura de Boehmwald, mujer y artista, consistió principalmente en retratos que dan testimonio de la época vivida en la ciudad de Valdivia, época marcada por los cambios socioculturales y pujantes de industrialización a principios del siglo XX.  (Wagemann.)



Toda esta investigación ha ayudado a rescatar su presencia como figura femenina de la época y la memoria de la ciudad de Valdivia, además de tener una relación incidental con el hecho de ser una autora mujer de toda esta obra.

Al consultar los registros de bautismo de las iglesias católicas y luteranas de Valdivia, se llegó a la conclusión que Frida no sería Frida Anwandter, sino Frida Blum, dato que llevó al equipo investigador, nuevamente al principio de esta pesquisa biográfica. La importancia de su individualización se volvió mayor, pues la bibliografía disponible hasta hoy no contaba con dicha información o era incorrecta. Fue así como, tras la búsqueda exhaustiva en archivos locales y nacionales, junto a la colaboración de las familias que iban encontrando fotografías tomadas por Boehmwald, se advirtió de su obra fotográfica.

Frida Blum se mantuvo en actividad casi por treinta años retratando a tres generaciones de familias valdivianas.



Frida B. De Böhmwald no sólo fue una de las primeras fotógrafas chilenas, sino también una de las primeras mujeres que trabajó como fotógrafa profesional en el sur de Chile. Ella compartió generación con otros importantes exponentes de la fotografía Valdiviana, tales como Rodolfo Knittel, Erico Volkmann, Adolf Meyer o la familia Valck.

Descendiente de inmigrantes alemanes, sus primeras fotografías fueron tomadas bajo el alero del Estudio Valck, a cargo de Fernando Valck Wiegand, heredero de una importante tradición fotográfica. A los 23 años contrajo matrimonio con Jermán Böhmwald Müller, mismo año en que comenzó a firmar los retratos fotográficos con un distintivo membrete que -a la usanza de la época- incluía el apellido de su marido y la inicial del suyo: Frida B. de Böhmwald. En sus primeros años de carrera sus retratados principales fueron mujeres y niños, a quienes registró con una candidez y naturalidad que identificarían su obra durante toda su trayectoria.


Con la muerte de Fernando Valck en 1910, Frida B. de Böhmwald se independizó y en 1913 ya contaba con publicidad de su estudio individual en revistas como el Austral, publicación de gran relevancia en la época que circulaba desde Concepción hasta Puerto Montt. Por esta publicación, se conoció que su nuevo estudio estuvo ubicado en la calle Yungay, a la altura del lugar donde se encuentra hoy el puente Pedro de Valdivia. Después de 1918 se ubicaría en la calle Pérez Rosales, donde continuaría retratando a generaciones de familias valdivianas hasta 1935, aproximadamente. Con casi 30 años de carrera, al enviudar se trasladaría a Santiago con la familia de su hermana, donde continuó trabajando como fotógrafa casi hasta su muerte, a la edad de 72 años.

**  Fotografías propiedad de Tanya Wagemann. Visite pagina web    www.fridaboehmwald.cl

 

Recopilación por: Alejandro Glade R.